El mayor catálogo de temarios y libros para OPOSICIONES y FORMACIÓN

  • +(34) 916 09 41 76
  • info @ editorialcep.com

Manual básico para el Opositor

1

¿Qué es una oposición?

Una oposición es un procedimiento selectivo consistente en una o más pruebas en que los aspirantes a un puesto de trabajo muestran su respectiva competencia, juzgada por un tribunal. Estos puestos de trabajo son ofrecidos a través de convocatorias por las Administraciones Públicas, de ahí que estas ofertas de empleo se denominen Ofertas de Empleo Público (OPE), publicadas en los Boletines Oficiales del Estado, Autonomías y Provincias.

Hay tres tipos de procedimiento selectivo:

Oposición: es la celebración de una o más pruebas para determinar la capacidad y aptitud de los aspirantes y fijar un orden de prelación.
Concurso: es la comprobación y calificación de los méritos (Currículo, prácticas, titulación, cursos de formación,…) de los aspirantes y en el establecimiento del orden de prelación de los mismos.
Concurso-Oposición: es la unión de ambas, por lo que habrá una fase de pruebas y una fase de evaluación de méritos.

Todas las pruebas se adecuan al puesto de trabajo al que aspira un opositor y a la administración para la que trabajará.

2

Función principal de las oposiciones

Las oposiciones tienen como objeto la valoración de la idoneidad de los aspirantes en el desempeño de los puestos de trabajo, de tal forma que los procedimientos de selección cuidarán especialmente la conexión entre el tipo de pruebas a superar y la adecuación a dichos puestos de trabajo incluyendo a tal efecto las pruebas prácticas que sean precisas. Esta valoración es realizada por un Tribunal que califica objetivamente las pruebas.

3

Beneficios de aprobar una oposición

Trabajo fijo prestando un servicio público

Los empleados públicos trabajan a favor del interés público, ofrecen un servicio a la sociedad y al ciudadano a través de la función que desempeñan día a día y son el principal y más valioso capital con que cuenta la Administración y pieza clave del funcionamiento del estado de bienestar.

Jornada normalmente continuada

La compatibilidad del trabajo con el desarrollo de otras actividades es algo muy preciado y valorado por todos. El horario continuado que, generalmente, se disfruta como funcionario, es uno de los aspectos más relevantes que hace que el empleo público sea de interés para muchos aspirantes.

Interesantes retribuciones económicas

Los funcionarios gozan tanto de retribuciones básicas (sueldo y trienios) de retribuciones complementarias (son las que retribuyen las características de los puestos de trabajo, la carrera profesional o el desempeño, rendimiento o resultados alcanzados por el funcionario) y las pagas extraordinarias. Las retribuciones básicas se fijan en la Ley de Presupuestos Generales del Estado y la cuantía y estructura de las retribuciones complementarias se establecen por las leyes de cada Administración Pública.

Permisos, licencias, excedencias y otros derechos

Los funcionarios gozan de licencias y permisos retribuidos por asuntos propios, cuidado de hijos, traslado de domicilio, enfermedad, matrimonio, exámenes oficiales, vacaciones, lactancia... etc. Asimismo pueden solicitar excedencias voluntarias por cuidado de hijos con reserva de puesto de trabajo. Además también tienen derechos de tipo social (seguridad social, ayuda familiar, planes de pensiones...), derechos de tipo profesional (carrera administrativa y promoción profesional) y otros beneficios, tales como ayudas económicas, mutuas de asistencia, etc.

Igualdad de oportunidades

Las Administraciones Públicas están llevando a cabo políticas favorables a la paridad de género, en coherencia con la mayor preocupación actual de nuestro ordenamiento por garantizar la igualdad real entre hombres y mujeres.

Las medidas que se han incluido en los “Planes para la conciliación de la vida personal y laboral” aprobados en la Administración Pública, suponen la normativa más completa aprobada en esta materia y su objetivo es mejorar las condiciones de trabajo de los empleados públicos, para incrementar la calidad de los servicios que se ofrecen a los ciudadanos. Se han introducido novedades en línea con la normativa laboral más avanzada en los países de nuestro entorno.

Carrera y promoción profesional

La carrera profesional es el conjunto ordenado de oportunidades de ascenso y expectativas de progreso profesional conforme a los principios de igualdad, mérito y capacidad.

Las Administraciones Públicas ofrecen regularmente plazas para que los funcionarios puedan ascender a Cuerpos o Escalas superiores a través de procesos de promoción interna. Esto es precisamente lo que motiva que muchos aspirantes accedan a la Administración a través de un Cuerpo o Escala inferior al que le permite su titulación, ya que, por un lado, el acceso será más asequible y, por otro, tendrán posibilidades de promocionar internamente.

4

Tipos de empleados públicos

Son empleados públicos quienes desempeñan funciones retribuidas en las Administraciones Públicas al servicio de los intereses generales.

Los empleados públicos se clasifican en:

a) Funcionarios
a. Funcionarios de Carrera. Quienes, en virtud de nombramiento legal, están vinculados a una Administración Pública por una relación estatutaria regulada por el Derecho Administrativo para el desempeño de servicios profesionales retribuidos de carácter permanente. Con carácter general, los puestos de la Administración son desempeñados por funcionarios, distribuidos en Cuerpos Generales, que desempeñan tareas comunes a la actividad administrativa; y Cuerpos Especiales, que realizan funciones propias de una determinada carrera o profesión.
b. Funcionarios interinos: Son los que, por razones expresamente justificadas de necesidad y urgencia, son nombrados como tales para el desempeño de funciones propias de funcionarios de carrera cuando existan plazas vacantes y no sea posible su cobertura por funcionarios de carrera, para la sustitución transitoria de sus titulares, para la ejecución de programas de carácter temporal o cuando exista exceso o acumulación de tareas por plazo máximo de 6 meses, dentro de un periodo de doce meses. Para la selección de personal funcionario interino se suelen formar bolsas de trabajo con los aspirantes que, habiendo aprobado algún ejercicio de una oposición anterior, no hayan superado la totalidad del proceso selectivo o aquellos que, aun habiendo superado las pruebas, no han obtenido plaza.
b) Personal laboral

Los que en virtud de contrato de trabajo formalizado por escrito, prestan servicios retribuidos por las Administraciones públicas. En función de la duración del contrato éste podrá ser fijo, por tiempo indefinido o temporal.

c) Personal estatutario

Se trata de personal que presta servicios en los servicios de salud que conforman el Sistema Nacional de Salud.

a. Personal estatutario fijo. Es el que, una vez superado el correspondiente proceso selectivo, obtiene un nombramiento para el desempeño con carácter permanente de las funciones que de tal nombramiento se deriven.
b. Personal estatutario temporal. Es el nombrado por los servicios de salud en caso de necesidad, de urgencia o para el desarrollo de programas de carácter temporal, coyuntural o extraordinario.
d) Personal eventual

Los que, en virtud de nombramiento y con carácter no permanente, sólo realiza funciones expresamente calificados de confianza o asesoramiento especial. El nombramiento y cese será libres y el cese tendrá lugar, en todo caso, cuando se produzca el de la autoridad a la que se preste la función de confianza o asesoramiento. La condición de personal eventual